El papel de las mujeres ejecutivas en las empresas

blogImg

 

Un reciente estudio de la Organización Internacional del Trabajo, reseñó cifras contradictorias: por una parte, señalaba que en 2011 las corporaciones con mayor presencia femenina en sus directivas reportaron ganancias superiores al 26% sobre el capital invertido; por el otro, indicó que en 2015, sólo el 5% de los directivos de las principales firmas del mundo eran mujeres. El primer porcentaje demuestra la capacidad de las mujeres como directoras; en contraste con el segundo que evidencia la persistencia de barreras culturales que impiden una mayor presencia femenina en puestos de responsabilidad.

Que más mujeres deberían ocupar cargos de dirección e integrar las juntas de administración de las empresas ha pasado de ser una consigna feminista a una realidad estadísticamente comprobada. Por diversas razones que veremos más adelante, el liderazgo femenino es cada vez más necesario en las corporaciones.

Lo cierto es que las mujeres directoras cuentan con enfoques y habilidades de liderazgo particulares no reconocidos suficientemente y que aún con frecuencia son desestimados.

En cuanto a nivel de emprendimiento, los hombres siguen teniendo el mayor porcentaje de participación; pero es cierto que la presencia femenina se incrementa día tras día y se manifiesta mediante proyectos de éxito.

Estas consideraciones llevan a indagar cuáles son las fortalezas y circunstancias que determinan el desempeño sobresaliente de las mujeres en cargos directivos dentro de las organizaciones y como emprendedoras. En el presente artículo analizaremos las conclusiones de varios estudios dedicados al tema y la opinión de algunos especialistas.

Un alto nivel de empatía

Por su tendencia a la afectividad, las mujeres son más comunicativas, se orientan mucho hacia las personas y en el rol de líder tienen mejor disposición para escuchar a los integrantes de su equipo con un alto nivel de empatía. Incluso, poseen la habilidad de manejar los conflictos con más inteligencia emocional. Además, son capaces de armar grupos de trabajo motivados. Encuestas realizadas entre trabajadores de empresas indican que el talento humano prefiere en mayor medida a las mujeres como directoras.

La humildad como característica del liderazgo

Aunque ocupen altos cargos directivos las mujeres tienden a ser más humildes y, de acuerdo a las teorías corporativas más recientes, la humildad es un nuevo instrumento de poder en el liderazgo. En la actualidad, cuando se promueven estilos de gerencia horizontal en las que a todo el equipo se le motiva a colaborar y trabajar en interacción con otros departamentos, la humildad es una cualidad muy necesaria. Al emplear la humildad de forma estratégica, los ambientes de trabajo se potencian y se hacen propicios a la experimentación y la innovación.

Las mujeres son más arriesgadas

Las mujeres son más capaces de asumir riesgos significativos en representación de las empresas. Son más decididas a la hora de resolver situaciones; sienten menos temor al fracaso, desechan suposiciones y están dispuestas a asumir los cambios. Tales afirmaciones se desprenden de consultas realizadas a líderes femeninas de diversas organizaciones sobre su desempeño.

Pueden realizar varias tareas a la vez

Está comprobado que las mujeres tienen más capacidad para ejecutar varias actividades a la vez y con mayor probabilidad de hacerlas correctamente. Los hombres tienden más a concentrarse en una sola tarea hasta completarla.

Un liderazgo inspirador

Las mujeres en cargos de responsabilidad pueden llegar a ser excelentes mentoras. Su condición de líderes puede influir en el desempeño y en el desarrollo profesional de cada miembro del equipo de trabajo, por lo que el incremento de mujeres directoras en una corporación otorgaría una extraordinaria ventaja al talento humano y repercutiría de manera positiva en el negocio.

Las mujeres están creando una nueva cultura empresarial

Las mujeres en cargos de responsabilidad están impulsando culturas empresariales de cambio e innovación, según un estudio publicado por la organización estadounidense The Everest Proyect en 2016. Dicha investigación determinó que más de la mitad de las iniciativas de cambio registradas en la consulta y lideradas por mujeres produjeron innovaciones en lo estructural y estratégico, con un considerable impacto organizativo que va desde ingresos de miles de millones de dólares a las corporaciones, la creación de modelos de negocio y el rescate de negocios fallidos, hasta la conformación de movimientos sociales.

Mujeres en cargos directivos: beneficios para las empresas y perspectivas

Las mujeres que ocupan puestos de alta responsabilidad asumen un rol estratégico frente al talento humano de las organizaciones. Aumentar la presencia femenina en los consejos directivos permitiría mejorar las relaciones con el personal. En este sentido, mientras más mujeres accedan a puestos directivos relevantes, las empresas tendrán mayor capacidad de satisfacer las expectativas de los consumidores.

De acuerdo con esta apreciación, las empresas deberían asumir estrategias para atraer a más mujeres para ocupar puestos de alta dirección, mediante una gestión de talento humano que promueva el desarrollo de la carrera para mujeres y hombres, en igualdad de condiciones. También pueden promoverse programas de desarrollo de relevo y gestión de los puestos de dirección con la finalidad de apoyar a las mujeres con estrategias diferenciadas.

Es importante poner en práctica procedimientos de contratación y nombramiento que permitan identificar a las mujeres con potencial de liderazgo y captar a más mujeres que hombres en el caso de campañas de reclutamiento externo. Si la empresa utiliza los servicios de una firma de reclutamiento, debe determinar una cantidad mínima de mujeres candidatas y crear las condiciones necesarias para que las féminas desarrollen sus carreras mediante el uso de redes sociales, programas de mentores y otras iniciativas dirigidas.

Un estudio sobre la rentabilidad de la igualdad de género realizado por el Peterson Institute for International Economics, incluye una propuesta audaz pero viable en el ámbito corporativo: valorar la creación de un conducto orgánico de mujeres directoras en las empresas en lugar de promover a una sola fémina como CEO que quede aislada en su cargo. De esta manera se estimularía una presencia equitativa de hombres y mujeres en los puestos de liderazgo y el intercambio positivo de diferentes puntos de vista, tan necesarios para la toma de decisiones que conduzcan al logro de los objetivos.

 

Aviso de cookies

Continuar Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de navegación
y mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas nuestra política de cookies.