Los líderes abiertos a los cambios lograrán el éxito

blogImg

Cuando un buen directivo se plantea la innovación como estrategia para garantizar el desarrollo de su organización, sabe que debe asumir una gestión de cambio con implicaciones en lo laboral y en el proceso productivo, manteniendo los valores de la empresa, pero proponiendo objetivos alcanzables para evitar que el negocio se estanque.

En estos casos el líder debe poner a prueba su capacidad para persuadir a las personas que le rodean sobre la necesidad de cambiar, de adaptarse continuamente a los nuevos retos que presenta un mundo que avanza gracias a la transformación digital y a la evolución de las expectativas del consumidor.

Un líder sabe que no se debe esperar demasiado para iniciar una gestión del cambio, teniendo en cuenta el impacto que ha tenido en el concepto de negocio el desarrollo de herramientas tecnológicas como el Big data, Blockchain e Internet de las cosas, así como el establecimiento de nuevas tendencias en conducción empresarial y de talento humano: management 3.0, ecosistemas de emprendimiento y employer experience, entre otras, que hemos tratado ampliamente en posts como Los avances más importantes para los directivos empresariales en 2018.

Ciertamente, cada proceso de cambio en la compañía, requiere del análisis de los riesgos y de las causas que originan la resistencia a implementar propuestas disrruptivas; pero, también demanda del líder mayor audacia y disposición para afrontar las consecuencias, entre ellas, un posible fracaso que, en sí mismo, debe convertirse en una experiencia útil para continuar con el trabajo.

Decisiones de cambios en tiempos difíciles

Las situaciones críticas ponen a prueba la capacidad de los líderes para adaptarse a los cambios, tomar decisiones adecuadas y lograr el respaldo de los colaboradores. Es el caso de Tim Cook, el CEO de Apple desde 2011, quien, además de sus responsabilidades obvias, carga con el singular reto de llenar el vacío dejado por el carismático y venerado Steve Jobs.

A pesar de ir a la vanguardia en el segmento de móviles inteligentes, con sus versiones del Iphone, la corporación de la manzana mordida ha tenido que sortear los vaivenes del mercado contemporáneo: en el comienzo del 2019, el reconocimiento de una reducción en sus pronósticos de ventas para el primer trimestre de este año, hizo que Cook enviara un mensaje a todos los trabajadores de la compañía, en el que no sólo informaba el percance, sino que los animada a recordar sus logros recientes y a continuar esforzándose.

Tras reuniones intensas con todo su equipo, Cook avaló la decisión de bajar el precio del IPhone 10 en algunos mercados, entre otras medidas, para contrarrestar el descenso de las ventas en países como China, donde Apple se ha visto afectada por la "guerra de los aranceles" a las importaciones entre el gigante asiático y los Estados Unidos. Pero, más allá de esta circunstancia, gracias a la eficacia y determinación que le valieron la confianza de su predecesor, Cook fue uno de los líderes convocados por el presidente Donald Trump en febrero de 2019 para dirigir la renovación tecnológica de la Casa Blanca.

Cambios enfocados en el cliente

Jeff Bezos lo tiene muy claro: toda innovación en el negocio debe estar dirigida a la satisfacción del cliente y no a responder a las estrategias de la competencia. Según el fundador y CEO de Amazon, mantener el contacto con las personas que compran online mediante esta plataforma es vital para orientar las decisiones relacionadas con mejoras o cambios en el servicio.

Bezos es, además, un promotor del trabajo en equipo y de las tormentas de ideas con todos los trabajadores, en las que participa como uno más, porque detesta el privilegio que ostentan en este sentido los cargos mejor pagados de la compañía. Todo esto, según el testimonio de Stanford Sellinger, un ex colaborador y aún admirador del directivo.

Nombrar las experiencias de cambio que han hecho de Amazon el portal de e-commerce líder en ventas a nivel mundial y convertido a Bezos en el empresario más rico del planeta, sería interminable. Una de las más recientes ha llamado la atención de los especialistas en negocios: la apertura de las tiendas físicas Amazon Go. Sin duda, es una estrategia que busca ganar la confianza del comprador convencional, así como facilitar y optimizar la logística de envíos para sus clientes online. La primera se inauguró en Seattle a principios de 2018, pero el proyecto es llegar a tres mil locales.

Por otro lado, en 2017, Amazon fue la empresa de comercio electrónico que más invirtió en investigación y desarrollo; probablemente, parte de estos recursos para I+D fueron destinados al desarrollo de los chips para potenciar la inteligencia artificial de Alexa, el asistente digital patentado por la firma; lo que explicaría por qué esta herramienta ya no se conforma con tener presencia en los hogares, sino que también forme parte de productos de otras marcas: televisores LG y Sony, dispositivos móviles provistos con Windows 10 y hasta en coches de Toyota.

Para finalizar, nada mejor que una recomendación del propio Jeff Bezos a los emprendedores: hay que confiar en la intuición y ser audaces. Buscar los cambios y adaptarse a ellos es parte esencial de la fórmula para la supervivencia y éxito de las organizaciones. La inversión en tecnología que dinamice los procesos de la empresa podría ser un buen comienzo. En este sentido, recomendamos la lectura de nuestro post La transformación digital en las empresas tradicionales.

Aviso de cookies

Continuar Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de navegación
y mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas nuestra política de cookies.