Los idiomas a tener en cuenta para incrementar las oportunidades de negocio

blogImg

 

Es cierto que hasta ahora el inglés ha salvado la brecha de los idiomas en las relaciones comerciales e internacionales en general, pero en un mundo tan globalizado e influenciado por los avances tecnológicos y el veloz intercambio de información mediante Internet, como el actual, otros actores económicos e industriales están adquiriendo día tras día un mayor protagonismo. De modo que un directivo que está en la búsqueda de nuevas oportunidades para su empresa o de un impulso para su crecimiento profesional debe entender la necesidad de conocer y dominar lenguas diferentes a la castellana (en el caso de vivir en países hispanoparlantes) y a la inglesa. 

Además, como expusimos en nuestro post La importancia de la formación constante para un directivo, en este momento en que los modelos de negocio tradicionales se transforman y muchos otros nuevos emergen con gran impulso, los directivos y las empresas deben adaptarse a las realidades del mercado actual e insistir en la formación continua para mantener la competitividad. Y parte vital de este aprendizaje incluye idiomas diferentes al inglés que les permitan interactuar con los contextos de negocios que muestran una clara tendencia de crecimiento. En este sentido, la lista de cinco lenguas que se presenta a continuación no intenta imponer un orden de importancia, sino tener en cuenta el movimiento de la economía mundial. 

Chino mandarín

Además de ser la lengua más hablada en el mundo, aprender chino otorga una ventaja enorme a los directivos y empresas que quieren hacer negocios con proveedores y/o clientes localizados en China, Taiwán, Hong Kong, Singapur, Malasia e Indonesia. Viene al caso recordar que la economía de estos países y territorios asiáticos continúa experimentando un crecimiento sostenido y acelerado en algunos casos. 

Particularmente en China, el pragmatismo con el que la clase política ha tratado los aspectos financieros y productivos en las últimas cinco décadas, ha permitido el surgimiento y expansión internacional de industrias chinas especializadas en tecnología informática, dispositivos móviles, e-commerce, ingeniería automotriz, herramientas y maquinarias, electrodomésticos en diferentes líneas, procesamiento y conservas de alimentos y un largo etcétera.

Incluso, conocer y hablar este idioma ofrece beneficios aun sin tener que viajar a China, ya que directivos y empresarios de ese país siguen considerando hacer inversiones en el área inmobiliaria y de comercio en diversas naciones de la Unión Europea; asimismo, el sector turístico y hostelero se beneficia por la gran cantidad de turistas chinos que viajan anualmente a destinos de Europa y América.

Realmente es una de las lenguas más difíciles de aprender por parte de los occidentales debido a la cantidad de signos que integran su escritura y las sutiles diferencias en la pronunciación que suelen causar confusión. Sin embargo, hay que considerar la ventaja competitiva que supone poder tratar con negociadores y directivos chinos en su propio idioma.

Alemán

La importancia de aprender a comunicarse en este idioma radica en que la economía alemana es la más sólida de la Unión Europea, luego de la salida de Gran Bretaña con el Brexit. Alemania es un emporio industrial en las áreas automotriz, de telecomunicaciones, metalurgia, herramientas y maquinarias, entre muchas otras. También se han desarrollado sólidas empresas en los sectores bancario, financiero y de seguros. Por otro lado, la nación germana es el epicentro de un interesante movimiento de ecosistemas de emprendimiento en pleno auge, así como del establecimiento de incubadoras y aceleradoras de startups, lo que ha permitido el surgimiento de muchas iniciativas innovadoras por parte de profesionales emprendedores.

Por si fuera poco, el alemán se habla también en Austria, Bélgica y Suiza, mercados interesantes para el intercambio comercial y la internacionalización de los negocios.

Ruso

Tras la disolución de la Unión Soviética, Rusia asumió una economía de mercado que ha permitido el desarrollo de diversas industrias y el consiguiente florecimiento de una clase media cada vez más amplia. Algunas investigaciones aseguran que Moscú es la ciudad con más ricos por metro cuadrado del mundo, lo que representa grandes oportunidades para marcas especializadas en tecnología de alta gama, así como para firmas de moda, joyería y otros artículos de lujo.

Del mismo modo, el gobierno ruso, en su deseo de disminuir la tasa de desempleo interno, está ofreciendo facilidades a la inversión extranjera, en las que incluyen considerables incentivos fiscales. El mejor ejemplo de esta política es Skolkovo, una ciudad tecnológica de 400 hectáreas creada en las afueras de Moscú, que se ha convertido en un gigantesco ecosistema de emprendimiento en el que han establecido sedes corporaciones tan poderosas como Microsoft, Siemens, IBM, Samsumg, Cisco Systems, Intel, Boeing, Nokia, Johnson&Johnson y General Electric, en convivencia con jóvenes emprendedores.

En este sentido, aprender la referida lengua es importante si se considera a Rusia como un destino de expansión de negocios. Además, muchos ciudadanos de esa nación están haciendo considerables inversiones en diversos países de la UE en el sector inmobiliario. Igualmente, buena parte de ellos visitan destinos en España, Italia, Francia y Portugal en plan turista.

Portugués

Portugal se está recuperando de su reciente crisis y vuelve a ser un destino atractivo para la inversión, sobre todo en los sectores inmobiliario, de productos alimenticios, servicios y turismo, entre otros. Sin embargo, muchas compañías multinacionales han puesto la mira en Brasil, la primera economía latinoamericana y la octava del mundo. Se trata de un mercado en pleno desarrollo con oportunidades en múltiples áreas que bien justifica el propósito de aprender el idioma luso. Además, también se habla portugués en Angola y Mozambique, países africanos cuyas economías también experimentan un interesante florecimiento.

Árabe

Arabia Saudita y emiratos como Qatar y Dubai experimentan un aumento del consumo de productos alimenticios y artículos de lujo, además de ofrecer oportunidades de inversión muy productivas en áreas como petróleo, energía, servicios y transporte. Un directivo con visión de hacer negocios en estos territorios entenderá plenamente la necesidad de aprender el idioma árabe.

Para finalizar, es imprescindible recopilar toda la información necesaria sobre la cultura y las circunstancias de los países donde se pretenda expandir los negocios o con los que se quiera interactuar comercialmente, tanto para mantener relaciones armónicas como para captar más nichos de mercado. El conocimiento y dominio de los idiomas que se hablan en estas naciones también favorecen este propósito y, además, permiten una comunicación más directa y asertiva. Al respecto, invitamos a leer nuestro post Asertividad y empatía, dos rasgos del liderazgo constructivo.

 

Aviso de cookies

Continuar Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de navegación
y mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas nuestra política de cookies.