Cinco ideas para aumentar la felicidad en las empresas

blogImg

 

Muchos directivos se preguntan cómo hacer de sus organizaciones sitios en los que dé gusto trabajar; entornos donde los empleados, más que motivados, se sientan inspirados a dar lo mejor de sí mismos en el desarrollo de sus tareas e incluso superar las expectativas. Lo cierto es que semejante ideal no sería posible sin la implementación de una gestión innovadora del talento humano que se atreva a romper los paradigmas del incentivo económico y del cumplimiento puntual de los beneficios contemplados en la legislación laboral.

Aunque vivamos actualmente en la era digital y la percepción sobre las relaciones entre la empresa y los empleados haya evolucionado, es común encontrarse con propietarios y mánagers que, en razón de sus prejuicios, se resisten a poner en práctica en sus compañías políticas de motivación y conciliación para sus colaboradores, consideradas insólitas, desde su punto de vista clásico, pero que han resultado exitosas en corporaciones líderes como Google, Apple, Virgin Records y Spotify, donde el personal cuenta con áreas de recreación, elementos lúdicos y otros recursos para aliviar el estrés.

No se trata de fomentar el exceso de relajación entre los integrantes del equipo o hacer una fiesta todos los días en la oficina, ni mucho menos tolerar el abuso y la falta de consideración, sino en brindar a los colaboradores las mejores condiciones posibles en relación al ambiente y a la experiencia de trabajo dentro de la compañía, así como a la interacción entre los miembros del staff afianzada en la cooperación, el respeto y la confianza bien entendida.

David Tomás, quien, además de fundador y CEO de Cyberclick, es autor del ya célebre libro La empresa más feliz del mundo, opina que los directivos deben ver la felicidad como un factor indirecto de logros empresariales. Basados en esta premisa y en las once claves propuestas en la obra citada, presentaremos a continuación algunos consejos para lograr un clima laboral positivo donde el bienestar del grupo de trabajo impulse la productividad y el éxito de la empresa.

1. Atreverse a cambiar el chip

La felicidad es, en esencia, un asunto de actitud: si queremos sentirnos a gusto como integrantes de un equipo de trabajo, debemos aportar entusiasmo, proactividad, solidaridad y respeto a nuestra interacción con los compañeros, así como iniciativas para hacer más agradable el espacio que compartimos durante tantas horas al día.

Si, como directivos, buscamos fortalecer el employer branding de nuestras empresas, ofreciendo un entorno laboral que logre la atracción y fidelización de los mejores profesionales, debemos despojarnos de atavismos e ideas preconcebidas y atrevernos a innovar en cuanto a gestión del talento humano y en nuestra relación con éste.

Las once claves planteadas por David Tomás resumen un cambio de actitud y la voluntad de diferenciarse de otras empresas. Esto comienza reconociendo la necesidad de motivar más y mejor a los miembros del staff, preguntándonos cómo podemos hacer para que se sientan más felices en sus cubículos y en los espacios de la compañía, estableciendo un entorno de confianza bien entendida.

En segundo lugar, el líder perspicaz sabe que sus colaboradores son el activo más valioso de la organización y comprende la importancia de cuidarlos y retenerlos. Por otro lado, procura la simplificación de los procesos para impulsar la productividad y la eficiencia del personal; al tiempo que asigna las tareas y responsabilidades de acuerdo con las capacidades y fortalezas de cada quien. Asimismo, el directivo con visión fomenta la formación continua, tanto para su gente como para sí mismo, aprendiendo, entre otras cosas, a decir no cuando es necesario.

Por último, el emprendedor inteligente le encuentra sentido a su trabajo y hace que sus colaboradores tengan la misma percepción. Entiende que el propósito final de las compañías es mejorar la sociedad; por eso, alinea sus valores con los de la organización y los de sus dirigidos. Todo este cambio de actitud le permite comprender que la empresa más feliz del mundo está en él mismo.

2. Apostar con seguridad por la conciliación laboral

Por mucho que les guste su trabajo, los integrantes del staff también tienen una vida personal cuyas circunstancias frecuentemente causan preocupaciones e influyen en su rendimiento. Establecer horarios flexibles o la modalidad del smart working proporciona más tiempo a los colaboradores para atender sus compromisos familiares, sin descuidar sus labores; lo que reduce la ansiedad y aumenta la concentración. Pero, si el trabajo presencial es imprescindible, la opción de ofrecer un servicio de guardería para los niños pequeños de los trabajadores, dentro o cerca de la compañía es una gran solución. Incluso, es viable permitir a las madres monitorizar mediante Internet el estado de sus hijos.

3. Promover actividades internas que favorezcan el bienestar

Es interesante contar con instructores de comprobada seriedad y profesionalidad que lideren sesiones de mindfulness, meditación, yoga y otras terapias que estimulen la relajación y la concentración de los integrantes del equipo de trabajo, lo que a la vez, les ayudará a realizar sus tareas con mayor entusiasmo. La bailoterapia y los aeróbicos también son actividades recomendables.

4. Estimular la participación del grupo en iniciativas diversas

Desde incluir al talento humano en el desarrollo de actividades relacionadas con la estrategia de responsabilidad social corporativa en rol de voluntarios, hasta permitir el aporte de ideas y esfuerzos para la remodelación y decoración de las oficinas, son iniciativas que incentivan la integración y fidelización de los colaboradores, al igual que un acercamiento positivo con el liderazgo.

5. Renovar el parque tecnológico

Contar en lo posible con las herramientas y soluciones tecnológicas más adecuadas para realizar sus labores es un aspecto que motiva de manera determinante el interés y la proactividad del personal. Incorporar equipos y softwares de última generación, además de agilizar los procesos, impulsa la formación continua del talento humano.

Estas ideas no son las únicas que se pueden implementar en las empresas. Desde Leaderty os invitamos a pensar en otras opciones que se adapten a la naturaleza de vuestras compañías para convertirlas en entornos que brinden mucha felicidad.

Aviso de cookies

Continuar Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de navegación
y mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas nuestra política de cookies.