Claves para ejercer el liderazgo en el contexto digital

blogImg

 

El liderazgo de los directivos de empresas está siendo probado por la transformación digital: un fenómeno global que se afianza con el tiempo y que las organizaciones de cualquier sector deben asimilar en función de la necesidad de evolucionar hacia un sistema de producción más eficiente y sostenible, así como de ajustar su capacidad para satisfacer las expectativas de los clientes, quienes, ahora, por su acceso a Internet, están mejor informados y tienden a exigir una mayor calidad, no sólo de los productos y servicios, sino también de la experiencia con la marca.

La digitalización de las organizaciones está demandando de los líderes no sólo una formación que los familiarice con las nuevas tecnologías, sino también destrezas como la observación objetiva para hacer un análisis del entorno particular de la empresa y del mercado con el apoyo de los datos que aportan muchos de los recursos y herramientas disponibles, así como perspectiva para anticiparse a futuros movimientos y tendencias del mercado, entre otras, que influyen en la toma de decisiones.

Pero, por otro lado, es imprescindible poner en práctica habilidades básicas del mánager como la aptitud para organizar las tareas y delegar responsabilidades, disposición para trabajar en equipo, permitir la participación de los colaboradores y, sobre todo, de ser abierto al aprendizaje para adaptarse a los cambios.

Análisis del entorno

El líder debe agudizar su capacidad de interpretar el contexto particular de la empresa, con base en tres aspectos fundamentales:

  • Discernimiento retrospectivo, es decir, valorar y sacar provecho de las experiencias y conocimientos adquiridos en el pasado que aún pueden ser útiles.

  • Visión estratégica, para definir los objetivos actuales y determinar las acciones requeridas para alcanzarlos.

  • Concomitancia, o confluencia armónica de las dos condiciones anteriores para establecer la visión a futuro.

Perspectiva estratégica

Se trata de la perspicacia para anticiparse a los movimientos y tendencias del mercado e, incluso, cómo pueden afectar estos a la cadena de valor y a la relación con los clientes de la empresa. Lo ideal es que esta habilidad lleve a la creación de un modelo teórico que sustente la definición, alcances, requerimientos y costes de la transformación digital; así como de un pronóstico aproximado de la implementación gradual de dicha conversión y su relación con eventos predecibles en lapsos de meses y años.

Disposición al aprendizaje y adaptación a los cambios

El ámbito empresarial es susceptible a toda innovación tecnológica y a los cambios constantes en la percepción y gustos de los consumidores. Por eso, en un contexto de conversión digital, el líder debe no solamente promover una cultura de aprendizaje permanente dentro de la organización, sino también sumarse a ella junto a sus colaboradores con la finalidad de aprovechar todas las ventajas de las nuevas soluciones que se van incorporando a la compañía en el proceso de transformación –desde el software más sencillo hasta la herramienta más sofisticada- y, a la vez, mejorar su capacidad de adaptación a las muy variables realidades del mercado.

Sentido y metodología

El directivo debe tener un criterio bien formado para descifrar el sentido de la realidad presente tanto internamente como en lo relacionado al posicionamiento de la marca y de la imagen corporativa entre el público. El líder puede y debe apoyarse en las opiniones y experiencia de sus colaboradores.

Asimismo, es importante establecer esquemas gráficos de estas realidades como recurso metodológico (a modo de infografías) para visualizar sus características y evolución, con el fin de reforzar estrategias y corregir fallos. Un buen ejemplo de ello, acorde al aprovechamiento de las herramientas tecnológicas, es la elaboración de los mapas de customer journey que los departamentos de marketing in house de las empresas y las consultoras outsourcing realizan para hacer el seguimiento del proceso de ventas y fidelización.

Alinear la transformación digital con la comunicación

Esta habilidad tiene dos vertientes muy específicas:

  • Aprovechar al máximo la capacidad de las nuevas herramientas para ampliar las perspectivas del marketing de la organización y hacer más estrecha la interacción con los clientes, en función de las metas financieras y corporativas.

  • Intensificar la comunicación interna con los recursos digitales idóneos (Intranet, redes sociales y/o aplicaciones para la organización del trabajo) con el propósito de afianzar el sentido de pertenencia del talento humano, mediante acciones como la información de los logros obtenidos por el equipo, mensajes motivadores personalizados e invitaciones a integrarse en eventos que formen parte del programa de capacitación continua.

Inteligencia emocional

Reaccionar de forma equilibrada a las diversas situaciones que se presentan a diario es una cualidad que debe manifestarse tanto en el funcionamiento normal de la empresa, como en épocas de transición y cambio, como en el caso del proceso de transformación digital. Esta capacidad de razonar y tomar decisiones acertadas en medio del caos, sin dejarse arrastrar por los embestidas de las emociones negativas, es una demostración de la madurez del directivo que debe servir de ejemplo a los colaboradores, en beneficio de la convivencia diaria en el lugar de trabajo.

Liderazgo colaborativo y orientación hacia las personas

Es pertinente insistir en el cambio de paradigmas que trae consigo la conversión tecnológica con respecto a la cultura clásica del trabajo presencial en emplazamientos específicos, así como también en los modelos de organización corporativa y las maneras de ejercer el liderazgo.

Hoy, más que nunca, el líder debe abrir espacio a la participación del talento humano en la toma de decisiones; ser empático, cercano y humilde en la conducción de su equipo, sin perder la firmeza; además de promover la disrupción en materia de motivación y conciliación laboral, para tener garantía de contar siempre con el mejor staff de profesionales.

Si la digitalización lo está cambiando todo en el ámbito de la empresa, ya no es viable asumir la dirección con criterios pretéritos.

 

Aviso de cookies

Continuar Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de navegación
y mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas nuestra política de cookies.