¿Cuentas con una buena comunicación interna en tu empresa?

blogImg

Cuando se afirma que el talento humano es el activo más valioso de cualquier organización, se plantea de inmediato la necesidad de una interacción constante y efectiva entre los empleados y la empresa.

En tal sentido, la comunicación interna, como parte de la cultura corporativa, es una práctica fundamental para lograr el flujo permanente de información y retroalimentación que garantizará el establecimiento de relaciones productivas entre ambas partes, un ambiente laboral armónico y el logro de los objetivos de la compañía. 

Una gestión eficiente de los recursos humanos hace particular énfasis en la implementación de un programa coherente que facilite este proceso de intercambio entre los integrantes del equipo de trabajo, previendo el empleo de las herramientas convencionales y digitales disponibles, con la finalidad de impulsar la motivación, afianzar el compromiso y fortalecer el sentido de pertenencia del personal.

Esto se corresponde con la convicción muy actual de considerar a los integrantes del staff como “clientes internos” y principales portavoces de la marca, lo que justifica la estructuración de un plan de comunicación interna dentro de parámetros muy similares a las estrategias de marketing para captar y fidelizar a los buyer personas. Tal como estos últimos, los colaboradores multiplicarán los valores y logros de la organización en conversaciones informales y mediante sus cuentas de redes sociales.

Ahora bien, ¿cómo saber si el plan de comunicación interna de una empresa está aportando los resultados esperados y si es determinante en el estado de ánimo y en la productividad actual del talento humano? A continuación, expondremos algunos criterios que pueden servir de guía para evaluar los esfuerzos en esta materia.

Alineación entre la actitud del líder y el plan de comunicación

La primera pregunta que debe formularse es: ¿hay coherencia entre los valores, objetivos e informaciones difundidos internamente en la empresa y el comportamiento de los directivos y mánagers? Esto es esencial: con su actitud y su manera de dirigirse a los colaboradores el líder debe reforzar las premisas éticas de la organización.  

La coexistencia de dos discursos diametralmente opuestos dentro de la compañía crea incertidumbre entre el personal, desmotivación y pérdida de respeto a la autoridad. Podríamos ilustrar con el ejemplo de una empresa que predique en sus mensajes estar en contra del acoso laboral y sus directivos hagan soterradamente lo contrario.

Transparencia y credibilidad

Para complementar el planteamiento anterior, es preciso destacar la importancia de la sinceridad y la claridad en la información que se comparte con los integrantes del talento humano. Los mensajes con estas características generan confianza y pueden ser el punto de partida de un esfuerzo de motivación con la finalidad de revertir coyunturas negativas.

A modo de ejemplo, cabe recordar el mensaje enviado por Tim Cook, CEO de Apple, a todos los colaboradores de la corporación, a comienzos del 2019, en el que informaba sin cortapisas un drástico descenso de sus proyecciones de ventas para el primer trimestre de este año. Sin embargo, aprovechó la misma comunicación para reconocer el esfuerzo de los integrantes del staff y motivarlos a seguir dando lo mejor de sí.

Cumplimiento de los objetivos

Aunque cada organización tiene sus propios fines y características, se puede plantear que los objetivos genéricos de una estrategia de comunicación interna son lograr que el talento humano se identifique con los valores de la empresa y esté siempre motivado a realizar sus mejores esfuerzos. Con ello, no sólo se garantizan los incrementos de productividad y rentabilidad, sino que, también, se consolida la condición del empleado como embajador de la marca.

Tal como se adelantó líneas arriba, el bienestar o la inconformidad con la experiencia real dentro de la empresa puede ser manifestada ahora por un colaborador a través de las redes sociales u otros canales digitales, lo que obliga a contar con el apoyo de herramientas de medición online o de consultoras outsourcing especializadas para tener un panorama concreto de estas reacciones y contrarrestar a tiempo opiniones que puedan generar una crisis de imagen externa.

Estas metas están relacionadas con las políticas de responsabilidad social corporativa –pensando en los trabajadores como stakeholders o grupo de interés- en el sentido del cumplimiento por parte de los directivos de compromisos como las mejoras salariales, bonificaciones, condiciones de conciliación laboral y otras iniciativas de motivación, más allá de lo estipulado en la legislación. 

En este sentido, la comunicación interna puede contribuir a mantener la estabilidad del ambiente de trabajo durante las negociaciones entre los empleados y los líderes para mejorar las condiciones laborales existentes.

Feedback

Como en todo proceso de comunicación, la emisión de mensajes requiere de retroalimentación para comprobar que se ha entendido y si hay acuerdo o desacuerdo con los mismos. Los canales digitales como el Intranet, los correos electrónicos, las social medias y las apps para organizar las tareas, proporcionan la inmediatez de las respuestas de nuestros “clientes internos” y la posibilidad de valorar en tiempo real la calidad de tal feedback.

Con el correspondiente reporte de estos resultados en la mano, los directivos pueden tomar decisiones más rápidas para atender las expectativas de los colaboradores; mientras que el mismo departamento encargado de la comunicación puede reforzar o corregir algún aspecto de la información o, como se dijo antes, atajar a tiempo un conato de crisis de imagen.

La estrategia y los medios

Aunque sea el último punto de nuestro análisis, el plan de comunicación interna es indispensable para organizar y desplegar los esfuerzos de manera coherente. Esta estrategia debe poseer objetivos específicos, alcanzables y ejecutables en tiempos prudenciales; asimismo, contemplar una suerte de línea editorial que defina la ética con la cual se regirá la información: objetividad, transparencia, motivación, respeto a la competencia, tolerancia y no discriminación, entre otros valores. 

Al igual que lo anterior, es de suma importancia conocer las herramientas de comunicación con las que cuentan los integrantes del staff (ordenadores de mesa, portátiles, smartphones o tablets) para determinar mediante cuáles medios se les ha de suministrar el contenido: e-mail marketing, boletines digitales, páginas en redes sociales, enlaces a la página web o blog.

Finalmente, no hay que olvidar el componente CREATIVIDAD, que hará amena y deseable la información, además de hacer más probable cumplir la expectativa en cuanto a la obtención de resultados y retroalimentación.

Aviso de cookies

Continuar Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de navegación
y mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas nuestra política de cookies.